«¿Opresión o liberación? Una decisión histórica de la 4ta. transformación en México 2019 «.

«La esperanza se encuentra en las cumbres , y ese es nuestro destino» .

Las innumerables perspectivas del pensamiento universal, parten de la certeza de estar frente al reto de sobrevivir. Labor que ha tenido graves distorsiones, porque «el sentido de lo humano», siempre ha sido un terreno en disputa ; la mayoría de las veces por el empoderamiento de saberes, que perdieron la ruta. Olvidando el origen y destino manifiesto de lo individual, al perderse en visiones del mundo, extrañas y contradictorias.

Podríamos apelar o no a la Providencia divina, y no caeríamos en contradicción ; o también anclarnos dentro de la exclusiva razón antropocéntrica, aunque lo más justo es hacer un balance entre todas las visiones que ondean, y han tenido arraigo en ese decisivo mundo invisible que algunas veces no alcanzamos a entender, pero querámoslo o no, están en el escenario donde todos los días transitamos . Me refiero a las ideas que asimilamos de la cultura heredada, y a su vez transmitimos, pero también existen aquellas intuiciones de las que brotan espontáneas las revoluciones, no solo en el ámbito material , sino principalmente espiritual. De aquí parte aquel movimiento filosófico del » malestar de la cultura», que en esencia parte del rechazo a un orden existente , pero en esta ocasión centrado en lo auténticamente humano , del cual proceden la mayoría de conflictos , que acaban con la paz , y empoderan las tinieblas de la guerra.

El deseo por la excelencia, felicidad, y solidaridad, es inherente , y consustancial a toda actividad auténticamente humana. Referente biológico, espiritual e histórico , que nos ubica en zona de privilegio, y a la vez de grave responsabilidad . Porque nuestra primerísima labor dentro de la historia individual y colectiva , será siempre quemar ese tiempo , el aceite sagrado del cáliz de cada existencia , para incendiar la oscuridad donde se encuentra la alienación de los pueblos .

Y no por casualidad , encontramos congruencia y cruce de horizontes entre el concepto del delito y pecado , aunque metodológicamente separados , pero que mantienen una interdependencia y complementariedad estratégicas desde su fundamento . Y que la sociedad organizada, siempre ha invocado desde el fuero interno, como a sus dos patrias , que se fusionan finalmente en el misterio de lo humano : Dios y nación.

Nadie se escapa , finalmente a este destino metafísico, ni por accidente , porque las raíces de nuestra propia naturaleza , hunden sus entrañas en las profundidades de lo humano y lo divino. A pesar de la artificial , aunque importante separación de lo sagrado y profano , tengan apoyatura jurídico-política, siempre poderosos vasos comunicantes se nutrirán en ambas vías .Porque solamente así , la marcha de la historia está garantizada. Ni la misma ciencia o la economía , pasaran de ser enormes y poderosos barcos, pero sin alma , sin timonel , sin ruta , rumbo al vacío.

Un ordenamiento social trascendental invisible , que debería sustentar los valores más elevados de una sociedad jurídicamente organizada y visible. Cuya misión fundamental es dar cobijo integral a esa individualidad histórica e irrepetible, más allá del suministro de bienes materiales, entregarles el legado de la practica de un modelo de justicia social construida y mejorada en el tiempo.

Solamente así , educados para luchar en y para la libertad , donde cada uno de nuestros potenciales al máximo sea alcanzado ,para que a su vez , esta gran cosecha y misión sean heredados a las generaciones venideras.

Anuncios