» Carta al Papa Francisco I «.

A escasos tres meses de haber llegado al papado Francisco I, primer Papa jesuita y primer Papa latinoamericano; tengo a estas alturas de su administración apostólica, una percepción quizás incompleta, pero que esboza la certeza de estar frente a una figura, que seguramente marcará con gloria la Iglesia Católica en el mundo. Lo importante en un hombre que se encuentra en esta cumbre del poder eclesiástico, es poseer una percepción especial del mundo, pero marcada no solo por lo santo sino también por lo profano; y en consecuencia, al asumir lo humano como realidad sobrenatural, no olvida en ningún momento, que La Nave de la Iglesia, para llegar hasta la consumación de los siglos, tendrá que surcar por los mares de esta historia humana. Y en ella, tal y como ya estamos viendo, está ejerciendo con poder y majestad, la denuncia heroica de todo aquello que ha manchado la iglesia. Y ha comenzado con furia santa, contra las desviaciones de muchos de sus mandos medios, no sólo con palabras amables. Sino castigando y desterrando, independientemente de su jerarquía, a todo aquel encontrado culpable de algún abuso o transgresión .Y esto es necesario, urgente y condición sine qua non para rescatar esta Nave Santa, a la que muchos equivocadamente creyeron fracasada.
No cabe duda que en estos niveles de interpretación, de la Iglesia y su devenir , podemos esbozar una infinidad de opiniones, pero deberemos aceptar que en este tipo de realidades , hay que atreverse a ejercer algo más que un simple razonamiento lógico , que al parecer siempre se encontrará atrapado en las circunstancias de la trillada » verdad científica » ; es decir , cuando nos acercamos a entender la realidad, deberemos siempre conservar la humildad mínima ,de aquel que reconoce la imposibilidad de conocerlo todo. De aquí, el sentido de lo religioso siempre será poderoso, no sólo en razón de su empoderamiento en el mundo, sino principalmente por constituirse en puerta hacia una dimensión de la realidad, a la cual estamos convocados desde nuestra propia naturaleza humana.
El Papa Francisco I ha entendido esto perfectamente, por ello ha invitado a todos, no sólo a creyentes sino también a los ateos. Lo cual no sólo es una genialidad pastoral estratégica, sino la clara muestra de un tipo de santidad, del que tiene un entusiasmo verdadero por lo humano, pero como » realidad sobrenatural”. Por lo anterior, el liderazgo de este nuevo Papa latinoamericano, nos ha comenzado a ser muy querido, y no por ello perderemos el sentido crítico. Pero desde ya podemos asegurar , que su liderazgo apostólico no parece que tendrá clemencia ni tolerancia por aquellas posiciones ideológicas, ni pseudo reivindicaciones , las mismas que parecen anunciar una profunda decadencia y muerte espiritual de líderes desviados , que beben las hieles del rencor , tal vez en busca de venganzas terrenales , justas? . Dios sabe que pesará más en la balanza de la justicia al final de los tiempos, porque El perdonó desde la cruz, y su justicia es el amor…que será siempre más fuerte que la venganza. Este nuevo liderazgo Petrino ya es controversial, porque el fenómeno diabólico de la corrupción, ha cobrado actualmente más fuerza, y llegó hasta el mismo Vaticano. Habrá una guerra en todos los niveles de estos recintos secretos, y debemos confiar que prevalecerá el Espíritu más elevado, cuando el Báculo de Pedro se levanté con Poder, el mismo que asistirá hasta la consumación de los siglos a la Iglesia, desde el momento histórico en que surgió el cristianismo con Jesús Resucitado.

Anuncios