¿Qué es acercarse a Dios?

Acercarnos a Dios, es predicar con el amor en nuestras vidas, y en la de otros. No con fórmulas aprendidas y vacías, tal vez imitando a santones sospechosos; mientras la llama del altar que llevamos dentro se apaga poco a poco. Perseguimos en la vida, la felicidad, el amor, la justicia…y no por casualidad, porque eso está inscrito en nuestra conciencia originaria. No existe maldad innata excepto en los monstruos, y esos no pueden tener cabida en el reino de la vida. El “Paraíso” se perdió pero no para siempre, porque aún podemos entre “todos” luchar para salir, y ver la Luz, donde siempre nos ha estado esperado la mirada profunda y santa de Dios. Será una misión difícil, heroica y quizás martirial… ¿acaso no debería serlo?, porque esta existencia en términos temporales, sólo es breve instante en el cual marchamos rumbo a la eternidad. Esta apuesta por una cosmovisión nueva, no sólo es necesaria, sino que la merecemos todos por igual. No sólo víctimas, sino también victimarios, ¿es esto justicia?…una pregunta no sólo difícil, sino misteriosa, y quedará siempre abierta; porque la esperanza terminará para “todos”, hasta el último momento de esta vida terrenal.

Anuncios