«Pensar con autenticidad» desde Latinoamérica.

Cuando nos atrevemos a reflexionar sobre lo que nos circunda, es cuando en verdad asistimos al evento real del «pensar» .Porque todo aquello que ocupe nuestra mente , al margen de lo inmediato , tiene el vicio o el peligro de convertirnos en algo diferente a lo que debemos de manera urgente atender y resolver .
El acto del pensar ,puede estar trivializado o tergiversado , si su potencial es circunscrito a concepciones científicas , económicas, filosóficas o históricas determinadas ; las cuales han surgido en respuesta a intereses , muchos de los cuales nos deberían de resultar extraños . Más aún cuando la dinámica histórica ha respondido ayer y ahora , a esquemas de un poder que en poco o nada nos ha favorecido .
¿Y esto que importancia tiene? Demasiada, pues ha pasado a ser uno de los más grandes problemas de la filosofía latinoamericana , dado que al no tener claridad en como utilizar la inteligencia – como el instrumento privilegiado para estar y vivir en el mundo – , partiremos de manera espontánea hacia caminos ya construidos ; olvidando que solo es nuestra la responsabilidad, de «atender» nuestro problemas regionales , así como la de implementar sus soluciones . ¿ Qué parámetros utilizaremos , o lo que es mejor , qué cosmovisión asimilaremos para adentraremos en la interpretación de nuestro entorno, para recuperarlo ?
Y no sólo para redimir la soberanía real sobre muestras riquezas materiales, sino – aún más importante -,de la capacidad para pensar y vivir con autenticidad .
Una labor de grandes dimensiones , que implica el rescate y reinterpretación de nuestra historia, como horizonte desde el cual poder mejor entender el contexto actual, y así modificarlo pero de manera radical .
La realidad humana es una experiencia individual y colectiva , que se lee a través de las consecuencias concretas en su nivel de realización o atraso ; por ello no es posible reflexionar sobre la pobreza,solo como resultado natural de una esencia atrasada,científicamente definida y anclada a un determinismo biológico ligado a la raza . Aceptar esto es sin duda , hacerle el juego a la opresión y esclavitud modernas.
En conclusión , la verdadera reflexión en Latinoamérica para ser humana, y en contexto,debe partir de la integración de todos los factores de la realidad , sin excepción . Desconfiando de manera metódica y sistemática de las recetas preestablecidas, porque desde este esfuerzo originario de reflexión pueden surgir las claves para enfrentar y superar el subdesarrollo.

Anuncios