Dejar huella.

El deseo de permanecer en el tiempo es una de las aspiraciones del humano normal, y tal realidad está ligada a elementos que se han descrito e interpretado de múltiples y variadas formas ; la filosofía , la religión , el arte … desde tiempos inmemoriales el ser humano buscó expresarse y dejar una huella : las pinturas rupestres o las magistrales obras pictóricas de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina son solo ejemplos de esa fuerza que todos buscamos desatar como un desafío a la caducidad del tiempo, y como una evidencia más de la pretendida inmortalidad . La razón moderna no pareciera darse cuenta de tal fenómeno, imponiendo así una mentalidad desatada alrededor del culto al cálculo y objetividad; olvidando así una de las realidades más angustiosas del ser humano enfrentado al mundo. Rescatar esa dimensión perdida, asumir tales falencias como parte de un problema nos haría revalorizar la vida humana como un dato irrepetible e invaluable. Nos permitiría darnos cuenta de nuestro papel fundamental en la construcción del mundo, dejando huella.

Anuncios